Sin categoría

Notas sobre la salud de la industria de la moda

Cuando te hablan de la industria de la moda, es posible que te vengan a la mente marcas como DIOR, CHANNEL, TOUS, entre otras. Uno de los elementos clave del proceso de creación del producto de esas marcas son los maquinistas talentosos y otros artesanos que ayudan a construir las prendas que vemos. Es una asociación simbiótica donde uno no puede funcionar sin el otro. La explotación de los trabajadores en la industria de la confección ha sido un tema candente en las redes sociales generando un impulso masivo. Los documentales realizados después del colapso de Rana Plaza, como The True Cost también han puesto de relieve la difícil situación de los trabajadores en la industria de confección de prendas de vestir.

En un artículo recientemente publicado sobre la transparencia en la industria de la moda titulado Es tiempo de una revolución de la moda, se hicieron los siguientes puntos interesantes.

– El modelo actual de negocios de moda está roto y opera de una manera fundamentalmente insostenible … no podemos seguir persiguiendo la mano de obra y los recursos naturales más baratos. Con el tiempo, se acabarán.

– 36 millones de personas trabajan como esclavos modernos, muchos de los cuales producen ropa para marcas occidentales.

– Tocan el tema de pagar un salario digno en lugar del salario mínimo básico que en muchos países del este cubre solo el 60% del costo de la vida en un barrio marginal. El desperdicio es también una parte intrincada de cómo la industria de la moda opera actualmente con enormes cantidades de telas y prendas que terminan en vertederos. La ropa donada a organizaciones benéficas en países occidentales termina siendo vendida en países del tercer mundo, matando cualquier posibilidad de desarrollar industrias de moda sostenibles en estos países.

El objetivo principal es cambiar la narrativa que rodea la moda; Para transformarlo en una fuerza para el bien. Creemos que es responsabilidad de todos; no solo los diseñadores de moda, los compradores y los grandes minoristas, sino también el consumidor final, que permite que esta situación continúe comprando las «camisetas en tendencia»

Destacar donde fue hecha la ropa está es una parte integral del mantra de la revolución de la moda, contando las historias detrás de la ropa. La transparencia es clave para asegurar que los consumidores no ayuden sin saberlo y que inciten prácticas dudosas «y contribuyan a un futuro que es malo para las personas y el planeta».

Se debe crear una industria de la moda que valore a las personas, el medio ambiente, la creatividad y el beneficio en igual medida

Como un diseñador bastante bien establecido en la industria, se debe sentir el deber y privilegio de ayudar a difundir el mensaje. Se debe apostar por la creación de empleos sostenibles, especialmente en la industria de la vestimenta que requiere mucha mano de obra, por lo que las personas que se desempeñan en esta labor, sean respetadas y reconocidas como tal.

Necesitamos cambiar nuestra propia narrativa y dejar de permitirnos ser explotados. Tenemos el poder de unir a la industria de la moda local y encender una revolución para cambiar radicalmente la forma en que pensamos sobre la ropa y quienes hacen el trabajo duro.