Sin categoría

Algunos consejos para una alimentación saludable

Estos consejos prácticos cubren los conceptos básicos de una alimentación saludable y pueden ayudarlo a tomar decisiones acertadas, así como aprender ingles desde niño, es una decisión acertada. La clave para una dieta saludable es comer la cantidad correcta de calorías para la actividad que realiza, para equilibrar la energía que consume con la energía que usa.

Si come o bebe más de lo que su cuerpo necesita, aumentará de peso porque la energía que no usa se almacena como grasa, pero si come y bebe muy poco, perderá peso. También debe comer una amplia gama de alimentos para asegurarse de obtener una dieta equilibrada y que su cuerpo reciba todos los nutrientes que necesita, por ello es recomendable que los hombres tengan alrededor de 2.500 calorías al día, mientras que las mujeres deberán tener alrededor de 2,000 calorías al día.

A continuación una serie de consejos para desarrollar hábitos alimenticios saludables. 

  1. Base sus comidas en carbohidratos ricos en fibra con almidón

Los carbohidratos con almidón deben constituir un poco más de un tercio de los alimentos que consume, en los que se deberá incluir papas, pan, arroz, pasta y cereales. Elija variedades más altas en fibra o integrales, como pasta de trigo integral, arroz integral o papas con la piel puesta.

Contienen más fibra que los carbohidratos almidonados blancos o refinados y pueden ayudarlo a sentirse lleno por más tiempo. Trate de incluir al menos 1 comida con almidón con cada comida principal. Algunas personas piensan que los alimentos con almidón engordan, pero gramo por gramo el carbohidrato que contienen proporciona menos de la mitad de las calorías de la grasa.

Esté atento a las grasas que agrega cuando cocina o sirve este tipo de alimentos porque eso es lo que aumenta el contenido de calorías, por ejemplo, aceite en papas fritas, mantequilla en pan y salsas cremosas en pasta.

  1. Coma mucha fruta y verduras

Se recomienda que coma al menos 5 porciones de una variedad de frutas y verduras todos los días. Pueden ser frescos, congelados, enlatados, secos o en jugo, siendo muy sencillo obtener dichas porciones, ¿Por qué no picar un plátano sobre el cereal del desayuno o cambiar su merienda habitual a media mañana por una fruta fresca?

Una porción de frutas y verduras frescas, enlatadas o congeladas es de 80 g, una porción de fruta seca (que debe mantenerse a la hora de las comidas) es de 30 g, un vaso de 150 ml de jugo de fruta, jugo de vegetales o batido también cuenta como 1 porción, pero limite la cantidad que tiene a no más de 1 vaso al día ya que estas bebidas son azucaradas y pueden dañar sus dientes.

  1. Coma menos sal: no más de 6 g al día para adultos

Comer demasiada sal puede elevar la presión arterial. Las personas con presión arterial alta tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades del corazón o sufrir un derrame cerebral e incluso si no agrega sal a su comida, aún puede estar comiendo demasiado.

Alrededor de las tres cuartas partes de la sal que come ya está en los alimentos cuando la compra, como cereales para el desayuno, sopas, panes y salsas. Use etiquetas de alimentos para ayudarlo a reducir, ya que más de 1.5 g de sal por 100 g significa que la comida es rica en sal.

Los adultos y los niños mayores de 11 años no deben comer más de 6 g de sal (aproximadamente una cucharadita) al día. Los niños más pequeños deberían tener aún menos.