Sin categoría

Algunas realidades y creencias a cerca de la Salud Mental

Posiblemente mantener la salud mental en estos tiempos resulta más complicado que realizar amarres de amor eterno en otras épocas, aunque debemos tomar también en consideración que cualquiera de los dos no son imposibles. 

Inicialmente definamos lo que es la salud mental pues se suele pensar inmediatamente al mencionarla que se trata de poseer una enfermedad mental, pero en estos tiempos sabemos que dicho concepto se extiende más allá de la ausencia de la misma. Y es que se encuentra relacionada con la vida que se lleva a diario con el entorno y ello involucra a la familia, el lugar donde se habita o trabaja, la escuela, los juegos, entre otros. 

En sí, se refiere a algo que todos deseamos para nosotros mismos, bien sea que sepamos en lo que consiste, o no. Al hacer referencia de encontrarnos satisfechos, que contamos con un espíritu tranquilo, nos sentimos felices y además contamos con una capacidad de goce, eso es exactamente salud mental. 

La salud mental se debe atender

Es una actitud muy extendida el hecho de que las personas no acuden a asistencia especializada pues tienen la creencia que solo se usa para los enfermos mentales y ello es un grave error. Ese temor debe ser erradicado, pues la salud mental si hay que atenderla así como se atienden otras enfermedades, siendo esta la mejor prevención en los casos de que existiere algún signo temprano de la enfermedad.  

Inclusión del enfermo mental 

En el transcurso de la historia se nos ha mostrado de manera explícita que toda persona que posea una enfermedad mental debe ser estigmatizada bajo una gran dosis de tabú, y por ello se debe excluir de la sociedad, aunque no existe en realidad una razón científica ni ética para hacerlo. 

El sistema de salud de cualquier país es el encargado de fomentar educación entorno al tema y con ello abrir camino a un cambio de dicho pensamiento, incluso en los mismos centros de atención a la salud mental, esto en primer lugar es debido a que no debe existir una disociación entre la salud física y la mental. 

Cualquier persona puede verse afectada por un trastorno en su salud mental

Si es así. Los trastornos mentales no discriminan entre edad, sexo, raza ni condición social por lo que ancianos y niños no se encuentran exentos de padecerlas. Existen estadísticas que señalan que al menos 1 de cada 5 jóvenes cuyas edades están comprendidas hasta los 15 años, pueden padecer algún tipo de trastorno en su salud mental.

La salud mental siempre se ha enfocado hacia los adultos dejando al descuido a los de menos edad, por esta razón los niños se dejan al margen trayendo como consecuencia su desatención y con ello la aplicación de una temprana intervención de cualquier manifestación de un trastorno. 

Todo tiene solución

Cuando se presenta algún trastorno mental posiblemente se piensa que ello no tendrá solución, pero en la actualidad la ciencia nos brinda gran cantidad de posibilidades en cuanto al manejo de las enfermedades mentales con los que las personas podrían alcázar su recuperación parcial o total aliviando al menos el sufrimiento en el paciente.